Esta planta es un arbusto suculento, con hojas cortas y muy decorativo, es conocida bajo el nombre de Aloe trepador. Su nombre científico es Aloe ciliaris. Pertenece a la familia de las Xanthorrhoeaceae. El Aloe trepador es nativo de Sudáfrica.

Características

El Aloe ciliaris o Aloe trepador es una planta suculenta, arbustiva, con largos tallos erectos que tienden a buscar apoyo en rocas, paredes, otras plantas o entre si misma. Puede alcanzar una altura de 5 m o más y también se extiende mucho horizontalmente.

Sus hojas son lanceoladas, cortas, hasta 10 ó 15 cm de longitud, de color verde oscuro y opaco. Sus hojas están dispuestas en espiral y presentan bordes dentados, muy finos, razón por la cual reciben su nombre científico (Cilio: Palabra latina que significa “pestañas” o “flecos de pelos”).

Aloe trepador (Aloe ciliaris)

Las inflorescencias son simples, en racimos ascendentes de 15 a 30 cm de largo que emergen desde la extremo superior de las ramas. Las flores son tubulares de color naranja terminadas en una punta de color verde y amarillo y sus frutos son cápsulas oblongas.

El Aloe ciliaris presenta el crecimiento más rápido de entre todos los aloes.

Como sucede con cualquier planta suculenta, el Aloe trepador es resistente a la sequía.

Iluminación

En climas templados puede cultivarse a pleno sol. Por el contrario, si el sol es muy fuerte, el Aloe trepador puede cultivarse en semisombra.

Temperatura

El Aloe ciliaris puede tolerar las heladas suaves y de corta duración. La temperatura mínima soportada es -3 ºC. Procure mantenerlo a una temperatura superior a los 10 ºC.

Aloe ciliaris

Sustrato

El Aloe Ciliaris requiere de un sustrato arenoso y bien drenado. Una opción es utilizar un sustrato para cactus. En caso de cultivarse en maceta, eche grava en el fondo de la misma hasta alcanzar una altura de 4 a 5 centimetros a fin de procurar un buen drenaje.

En caso de haber sufrido heridas al momento del trasplante o cortado para separarla de la planta madre, no realice el primer riego hasta después de 1 o 2 semanas para que pueda cicatrizar bien.

Riego

El Aloe trepador soporta muy bien los periodos de sequía, por lo que no requiere de riegos frecuentes y abundantes. Durante el verano se debe regar 1 vez por semana y luego disminuir el riego a 1 vez por mes durante el invierno. Verifique que el sustrato se encuentre seco antes del siguiente riego.

Abono

Abonar con un fertilizante líquido diluido en el agua de riego 1 vez al mes durante la primavera y el verano.

Reproducción

El Aloe trepador se propaga por esquejes, por separación de vástagos y por semillas.

¡Tu opinión es muy importante!, déjanos un comentario