Esta hermosa planta comprende más de mil quinientas especies de las zonas tropicales de Asia, África y América; pertenecientes a la familia Begoniaceae. De acuerdo con su origen, todas las begonias son plantas de sombra que crecen sobre el suelo o epifítico (es una planta que crece naturalmente sobre otra planta, pero que no depende de ella para su nutrición u obtención de agua) en las pluriselvas tropicales, pero también en las regiones subtropicales, y en los bosques de montaña aparecen incluso a 4000 metros de altitud.

La forma de la planta y el color de las flores ha sido fuertemente alterada a lo largo de unos dos siglos a través de la obtención de innumerables híbridos y variedades. De todos modos se han conservado algunas propiedades fundamentales de las plantas originarias, de modo que el lugar de procedencia de las especies de partida continúa siendo hoy en día una indicación importante para determinar los cuidados que exigen estas plantas.

Las begonias se dividen en plantas herbáceas anuales o plurianuales, herbáceas perennes y semiarbustos no lignificados (fenómeno por el que se deposita lignina en la membrana celular, lo que le hace aumentar de volumen y de rigidez, a la vez que impide a la célula seguir creciendo). Con alguna suculencia en las hojas y tallos, produciendo por separado las flores masculinas y femeninas en la misma inflorescencia. Generalmente las flores femeninas son las últimas en desarrollarse.

Se distinguen tres grupos de begonias:

  • Begonias de flor.
  • Begonias arbustivas.
  • Begonias de hoja, cuyos representantes más importantes son los híbridos de Begonia rex.

Las begonias forman parte de nuestras plantas de adorno más bonitas y variadas. Ha sido durante años la primera planta de flor en Centroeuropa, y aún hoy mantiene una posición privilegiada entre las 10 primeras plantas vendidas.

La Begonia es usada en jardinería para la implantación de macizos y bordes, plantas de flores y de hojas decorativas en maceta.

A.- Por begonias de flor solemos entender plantas herbáceas anuales de tres grupos de cultivo principales:

1.- Begonia “Glorie de Lorraine“. Abreviadamente begonia Lorraine, es una creación del francés Victor Lemoine, de Nancy. Apareció en el mercado internacional de flores en el año 1893 y desde entonces ha conquistado casi todo el mundo. Es una planta anual con innumerables híbridos del tipo originario, con flores cuyo color va desde el rosa claro al rosa oscuro, florecen desde el otoño hasta principios de año. Proceden de un cruce entre B. socotrana y B. degrei y poseen la peculiaridad de florecer en día corto.

Se debe tener en cuenta:  Durante los primeros días de tenerla en casa se la debe conservar en un lugar lo más fresco posible (temperatura ambiente de 12-15ºC); más tarde soportará una temperatura de 18-20ºC sin dejar caer sus hojas y flores –siempre que la residencia de la planta no sea puesta a prueba por su colocación en un lugar soleado o por un aire demasiado seco, o por ser adornada con cintas o ramas de abeto o por ser plantada junto a otras plantas. Tener en cuenta las reglas generales sobre la dureza del agua y el riego; eliminar inmediatamente las flores marchitas y no permitir que se formen semillas.

2.-  Híbridos de Begonia elatior. Procedentes de los cultivos ingleses, se conocen en el mercado desde el año 1907. existen innumerables variedades, modificadas y mejoradas continuamente, con flores sencillas, semidobles y dobles, y asimismo de floración invernal, cuyos colores oscilan entre el blanco, el amarillo, el rosado y el rojo claro y oscuro. Existen también formas con flores bastante grandes. Período de floración y cuidados similares a la begonia de Lorena. No puede ser conservada.

Begonia semperflorens. Begonia siempre florida. En realidad se trata de una begonia de parterre para la intemperie, pero ofrece un surtido cada vez mayor de variedades para su cultivo interior (entre ellas diversas formas que, como excepción, soportan bien el sol). Florecen durante casi todo el año. Han sido desarrolladas para plantas de borduras y macizos en jardinería y se reproducen por semilla, como las tuberosas.

B.- Las especies semiarbustivas y erectas proceden de las regiones tropicales de América Central y Meridional. Muchas de ellas llegan a alcanzar un metro de altura; los híbridos de Begonia corallina, que florecen ya en fase de esqueje, con formas cultivadas de fama internacional como Lucerna o Madame Charat, alcanzan incluso los 2 metros de altura y si se los cuida adecuadamente conservan sus flores durante casi todo el año.

Todas las begonias arbustivas están muy ramificadas pero no desarrollan verdadera madera aunque los tallos viejos tienen aspecto de leño en su porción cercana a la base. Las flores, que aparecen en racimos colgantes, son bastante grandes, generalmente rojas o rosadas, y algunas son incluso olorosas; las formas y coloración de las hojas muestran toda la diversidad que puede ofrecer el género Begonia, aunque no alcanzan el esplendor y la belleza de la begonia de hoja.

Debe tener en cuenta: este grupo de Begonias soportan mal una estancia a la intemperie (incluso en el balcón). Moverlas lo menos posible de su sitio, no girarlas (marca de luz). Colocarlas en un lugar claro pero sin luz directa. Se deben regar abundantemente, con agua de poca dureza, durante el período de crecimiento y el período de floración, pero evitar tanto el encharcamiento como la sequedad de la tierra. La humedad del aire es importante sobre todo durante el desarrollo de los brotes y en el período de floración. Si no disponemos de humidificador, deberemos rociar sólo indirectamente, sin mojar las flores. Deberemos abonar semanalmente, con precaución durante el período principal de crecimiento (por lo general de febrero a agosto); preferir los concentrados de fertilizantes completos poco calcáreos a los fertilizantes líquidos. En invierno, en lo posible, mantenerlas en una habitación con poca calefacción (alrededor de los 15ºC); un lugar demasiado caluroso puede hacer aparecer manchas en las hojas, o que éstas se enrollen o sean atacadas por parásitos (araña roja, trips).

En la poda, las begonias arbustivas que son demasiado altas o que han quedado desguarnecidas en el centro deben ser podadas intensamente en primavera, antes del inicio de la brotadura. Luego brotarán de nuevo desde la base.

El trasplante se hará en el momento oportuno, antes de que las raíces se hayan desarrollado demasiado; en recipientes más anchos que altos; es posible disminuir el tamaño de las raíces. La tierra de cultivo ha de ser buena, rica en humus o tierra especial.

Se multiplica vegetativamente de forma sencilla. A partir de semillas es difícil.

Las begonias arbustivas son muy sensibles a las corrientes de aire, a los lugares demasiado fríos, demasiado calurosos o demasiado oscuros, al encharcamiento y a los baños de pies y también a la sequedad de la tierra. Las primeras consecuencias de los errores de cultivo son siempre la caída de las hojas y la falta de coloración.

C.- Begonias de hoja

En la cumbre de este grupo de especies y variedades ya casi innumerables de plantas de interior muy bellas se encuentra indudablemente el surtido de los híbridos de Begonia rex.

B. rex, es una especie conocida de los amigos de las flores de todo el mundo desde hace más de cien años, esta begonia real ya casi no se encuentra actualmente en su forma pura. Era una planta de los bosques de India Oriental, con gruesos rizomas y hojas ovadas torcidas, de hasta 30 cm de largo que, sobre un fondo de color negro-verde metálico presentaban en el centro una ancha franja plateada y los bordes de color rojo púrpura. Sus flores rosadas, no muy numerosas pero bastante grandes, aparecían a principios de verano. Del cruzamiento entre B. rex y la especie importada de Borneo B. diadema, poco cultivada también en forma pura, surgieron los híbridos Rex, mucho más adaptados al cultivo de interior aunque su floración y tamaño de las flores suele quedar en segundo término, detrás de la vistosidad de las hojas.

Debe tener en cuenta: cuidados bastante parecidos a los que deben dedicarse a las begonias arbustivas, pero su procedencia de las pluriselvas tropicales nos exige una mayor atención en el momento de escoger su lugar para colocarlas, que en ningún caso será soleado. Las ventanas orientas al norte, en una habitación no demasiado caliente (en las especies más robustas, la temperatura de invierno debe ser de 15-20ºC), deben merecer nuestra preferencia. Período de crecimiento: febrero/marzo hasta principios de otoño; sin verdadero período de reposo pero en lo posible es mejor evitar el desarrollo de nuevas hojas durante la estación oscura. No debemos alarmarnos si la planta pierde una parte de sus hojas; estas pérdidas son recuperadas pronto si la planta está sana.

El riego se debe realizar con aguas de baja dureza (pH 4,5-5) a temperatura ambiente. Rociar sólo ligeramente, pues de otro modo aparecerían manchas en las hojas. Evitar siempre la sequedad de la tierra y del aire. El trasplante se realizará en primavera, según las necesidades; utilizar recipientes lo más anchos y bajos posible. Requiere tierra especial con un par de trozos de carbón vegetal.

La multiplicación se puede realizar fácilmente por esquejes de hoja durante el verano. La Begonia rex se multiplica muy fácilmente por trozos de hojas, con la única condición de que cada trozo lleve como mínimo un nervio principal, o mediante hojas enteras a las cuales se les da unos pequeños cortes en los nervios principales y se coloca encima de un sustrato compuesto por turba y perlita. Para el enraizamiento la temperatura debe ser de 25-28ºC, durante el cultivo, de 18-20ºC, y en la fase de reposo invernal, de 15-16ºC. Requiere abundante luz, pero difusa, no soportando jamás la insolación directa.

Otras Begonias de hoja para cultivos de interior son:

  • Begonia crispula
  • B. hydrocotylefolia
  • B. imperialis
  • B. manicata
  • B. masoniana
  • Begonia hispida var. cucculifera

Multiplicación de la Begonia

Se pueden multiplicar por semilla o por división del rizoma pero el método más difuso es la multiplicación a través de esquejes foliar (típica multiplicación de la Begonia rex y de la Begonia masoniana).

Se toma una hoja sana y vigorosa y se divide en muchas porciones cuadradas de acerca de 2-3 cm de lado.

Poner las porciones individuales con la parte inferior dirigida hacia abajo, sobre una bandeja con turba y arena en partes iguales previamente humedecidos. Fijar las porciones individuales con un alambre de modo de hacerle adherir perfectamente a la tierra.

La Begonia masoniana tiene las hojas muy arrugadas y por lo tanto resulta difícil hacerle adherir perfectamente a la tierra. En este caso es mejor poner directamente un trozo de hoja en la tierra de modo que la nervadura más grande sea enterrada.

La bandeja debe ser revestida con del plástico transparente o con del vidrio. La bandeja debe ser puesta en una zona luminosa, pero no con luz demasiado intensa y haciendo de modo de mantener un entorno húmedo y a una temperatura alrededor de los 21 °C.

Después de 5/6 semanas nacerán las nuevas plantas.

Apenas nacen las nuevas plantas de begonia, van enseguida a un lugar con luz intensa, pero no al sol directo.

Cuando sean suficientemente grande, pueden ser manipuladas, las trasplantaras teniendo en todo caso mucho cuidado de no arruinar alguna parte de la planta (sería preferible usar un tenedor para esta operación, introduciéndolo por debajo de la tierra para tomar la planta entera y ponerla en la nueva maceta) usando una tierra tal como es indicada para las plantas adultas.

Enfermedades de esta planta

1.-Hojas con evidentes quemaduras

Si las hojas de begonia presentan este síntoma quiere decir que la planta ha sido expuesta al sol directo especialmente si se ha mojado cuando fue al sol.
Solución: arreglar la planta en un lugar más idóneo, luminoso pero no con el sol directo.

2.-La planta se afloja:

Este es el clásico síntoma de excesivo annaffiatura o de una temperatura demasiado elevada.
Solución: Colocar la planta en un lugar más fresco o dejar secar la superficie del mantillo.

3.-Moho gris sobre la parte superior de las hojas y sobre las flores

Podría tratarse de un ataque de Botrytis cinerea, un hongo muy muy dañino favorecido por elevadas humedades. El hongo infecta sea las hojas, las flores, pero también el  fuste dónde se manifiesta con lesiones de color marrón oscuro.
Remedios: eliminar las partes dañadas, aumentar la ventilación, evitando crear corrientes de aire y dejar secar la planta. Tratar luego con fungicidas específicos.

4.-Presencia sobre las hojas de un moho blanco de aspecto polverulento del típico olor de hongo

Este es el clásico síntoma de Oidio, en particular de Oidium begoniae conocido también como “mal blanco” un hongo muy dañino favorecido por elevadas humedades y de temperaturas alrededor de los 20-24°C. El hongo manifiesta en un primer momento manchas blanquecinas aisladas qué poco a poco confluyen formando manchas que necrotizzano a partir de la parte central. Este lleva a un abarquillamiento de las hojas a lo largo de la nervadura central y a la muerte de la hoja.
Solución: eliminar las partes dañadas, aumentar la ventilación, evitando crear corrientes de aire y dejar secar la planta. Tratar luego con fungicidas específicos.

Importante

El nombre del género Begonia le ha sido dedicada a Michel Begon, gobernador de las Antillas, de parte de Charles Plumier, franciscano que ha introducido la Begonia en Europa.

¡Tu opinión es muy importante!, déjanos un comentario