Los Cuyes son originarios de Perú, Ecuador, Bolivia y Colombia. Estos simpáticos roedores son utilizados como mascotas y también para el consumo humano, siendo una de las carnes más sanas debido a que no tienen colesterol. Este roedor recibe diversos nombres, tales como, Cuy, Cobaya, Conejillo de indias o su nombre en ingés: Guinea pig. Su nombre científico es Cavia porcellus

Existen dos tipo de cuyes, los llamados “chuscos” o enanos y los cuyes gigantes, estos últimos suelen superar los 2 kg de peso vivo. En realidad, la diferencia entre uno y otro es simplemente el método de crianza, es decir, mediante una crianza tecnificada se consigue a partir de los cuyes enanos, los cuyes gigantes, claro está, luego de algunas generaciones. Esta técnica consiste en 4 aspectos importantes:

Evitar la endogamia y retrasar el primer cruce

Es necesario evitar las cruzas entre padres e hijos y entre hermanos a fin de evitar el riesgo de malformaciones o problemas congénitos. Debido a que por lo general se mantiene a la hembra y sus crías junto con el macho padrillo, es necesario realizar el destete a más tardar a los 21 días de nacidos para evitar que dicho padrillo preñe a las crías, pues éstas son fértiles a partir de los 25 días de nacidos en el caso de las hembras y 55 días en el caso de los machos. Una vez destetados, es necesario separar las hembras de los machos hasta los 3 ó 4 meses de edad y a partir de allí juntar una o varias hembras (dependerá del espacio) hasta un máximo de 10 con un macho.

Por ningún motivo alojará 2 o más machos adultos juntos ya que éstos pelearán sin cesar y podrían ocasionarse heridas muy graves e incluso ocasionarse la muerte.

Alimentación a base de alimentos balanceados y forraje de alto contenido proteico

Si desea que sus cuyes logren un mayor tamaño, es necesario que los alimente con alimentos balanceados y forrajes de alto valor proteico como por ejemplo la alfalfa o los pétalos de alcachofa. No es posible mantener a los cuyes con sólo alimento balanceado como si sucede con los conejos, ya que los cuyes necesitan obtener las vitaminas C para que su metabolismo funcione correctamente. Por lo tanto, en la dieta de los cuyes siempre debe estar presente el forraje.

Descanso de las madres entre parto y parto

Los cuyes hembras se encontrará en celo inmediatamente después del parto, por lo que de estar presente un macho padrillo, ésta saldrá preñada. Si usted desea una reproducción intensiva, le recomendamos que mantenga al macho padrillo junto a la hembra y cada tercer parto retirarlo días antes de que se produzca el parto con el objetivo de que la hembra no vuelva a salir preñada hasta concluir con su periodo de descanso. El celo de los cuyes se presenta cada 14 ó 15 días, por lo que si no desea espera mucho, deberá regresar al macho padrillo a partir del día 13 después de producido el último parto. El tiempo promedio de gestación es 63 días, el cual está en relación inversa al tamaño de la camada, es decir, a más crías, menos durará la gestación.

Selección continua de reproductores

Usted siempre deberá seleccionar a los mejores ejemplares en función a su tamaño y tamaño de camada. Adicionalmente a esto, usted deberá renovar los reproductores adquiriéndolos en diversas granjas a fin de evitar la endogamia.

El cuy es un animal muy tímido por naturaleza, pero es posible domesticarlo si se le manipula desde pequeño en forma constante. En mi caso, yo domestiqué un cuy desde antes del destete y éste se acostumbró tanto a la manipulación que recibía comida directamente de la mano y al soltarlo, este caminaba tranquilamente tal cual lo haría un perro. Este ejemplar alcanzó un peso superior a los 2.5 kg de peso vivo. Aquí una foto del “Engreido” junto a una televisora japonesa que fue a realizar un reportaje de nuestros cuyes gigantes.

Alojamientos

Los cuyes pueden alojarse en pozas y jaulas, siendo las últimas mas recomendables por su higiene. No obstante, el alojamiento irá acorde a sus necesidades y presupuesto. Con respecto a las pozas, estás se pueden hacer de cualquier material, pudiendose utilizar ladrillos o madera, ésta última permite ahorrar espacio.

En caso desee alojarlos en jaulas, le recordamos que siempre es necesario colocarle una base de madera o similar para que los cuyes puedan descanzar sobre él de lo contrario sus patas podrías eventualmente lesionarse tras soportar su propio peso sobre sus patas desnudas (carentes de pelo en la base de la pata).

Recuerde siempre proporcionarle un techo para guarecerlos del sol y además refugiarlos de las corrientes de aire.

Por último, muchas veces he escuchado algunos mitos sobre los cuyes:

  1. “El cuy puede hacer una cruza con la rata”. Esto es totalmente falso ya que se tratan de dos especies totalmente incompatibles.
  2. “El cuy no toma agua”. Otra falsedad, el cuy si toma agua y debe procurar suministrarles agua todos los días y lavar su bebedero ya que ellos acostumbran remojar su alimento, cayendo parte de él sobre el bebedero.
¡Tu opinión es muy importante!, déjanos un comentario