Hoy deseo comentarles sobre mis cíclidos americanos que logré capturar del río. En esta época del año, el río suele secarse por lo que me dirigí al río en búsqueda de algunos peces y grata fue mi sorpresa al encontrar algunos hermosos ejemplares de Aequidens Rivulatus Silversaum. Navegando por la Internet encontré que ahora, los científicos han decidido renombrar a este bello cíclido bautizándolo con el nombre de Andinoacara stalsbergi. Cualquiera sea su nombre, siempre se le podrá ubicar bajo un nombre más fácil de pronunciar: Green Terror o simplemente Terror Verde.

Terror verde (Aequidens Rivulatus Silversaum)

Al igual que cualquier cíclido, el terror verde es un pez territorial y defenderá su territorio contra cualquier invasor. A menos que el invasor sea más fuerte que él, éste no será desalojado fácilmente. Con respecto a los cíclidos, estos se encuentran tanto en Africa como en América, siendo los cíclidos americanos menos temperamentales que sus pares africanos. Para los amantes de las mascotas, este pez puede ser una gran alternativa para considerar en su acuario. Dependiendo de las condiciones en que se encuentre (temperatura del agua, alimentación, etc.) puede realizar una puesta cada 30 días. Cada puesta tendrá entre 300 a 500 huevecillos los cuales eclosionarán al quinto día.

Terror verde (Aequidens Rivulatus Silversaum)

Reproducción

Una vez formada la pareja, es recomendable separarlos del resto de compañeros y colocarlos en otro acuario a fin de evitar los enfrentamientos con los demás peces ya que en la época de reproducción se tornan más agresivos. El acuario deberá contener una piedra plana de tamaño mediano (15 x 15 cm aproximadamente), la cual será utilizada como depósito para los huevos que colocará la hembra y que luego serán fertilizados por el macho. Alrededor de la piedra, la hembra cavará un hueco que servirá de nido una vez que nazcan las crías. No se preocupe si ocasionalmente observa a la madre “comerse” a las crías que estén alejadas del nido, pues lo que realmente está haciendo es tomar y llevar a las crías descarriadas de vuelta al nido. Cuando vea que las crías comienzan a huir de los padres, es hora de retirarlos hacia otro acuario

¡Tu opinión es muy importante!, déjanos un comentario