A esta planta se le conoce como Alocasia, Oreja de elefante, Colocasia, Marquesa, Alcolcaz, Ñame, Manto de Santa María, Ñame de Canarias, Taro de jardín.  Procedente de la India, hay unas 70 especies de Alocasia en Asia, Oceanía y Sudamérica. Perteneciente a la familia de las Araceae.

Es una planta que puede llegar a los 5 m de altura. Se cultiva en interior y en exterior (climas cálidos) por sus grandes hojas verdes. No le gusta el pleno sol, se decolora o quema; ponerla a la sombra o semisombra. Puede ponerse bajo los árboles, donde la sombra no permite el crecimiento de otras especies.

Oreja de elefante (Alocasia)

Alocasia u Oreja de elfante quiere temperaturas más bien cálidas. En invierno, aunque pierda las hojas por frío, rebrotará al llegar la primavera. Es de bastante humedad en el ambiente. Si la temperatura es alta, pulveriza el follaje. Riego frecuente, pero dejando secar ligeramente la superficie entre riego y riego para que no se pudra el rizoma. Y es abundante en verano y escaso en invierno.

Cuando la Alocasia comienza a rebrotar en primavera, hay que abonarla bastante, por ejemplo, con abono orgánico. En maceta se le puede echar fertilizante líquido para “plantas de hoja” cada 15 días en primavera y verano. Esta planta es muy resistente y rara vez le afectan los insectos o las enfermedades.

Cambio de maceta cada 2 años a un recipiente mayor.

Para su multiplicación se toma un trozo de tallo subterráneo que lleve al menos 1 yema; déjalo unos días para que seque la herida y plántalo horizontalmente a una profundidad de 15 cm. También se puede propagar esta planta por semillas o separando los hijuelos que salen de la base.

El látex que brota una vez cortadas las hojas puede producir irritación en la piel y también manchar el piso.

¡Tu opinión es muy importante!, déjanos un comentario